Inteligencia Artificial, más allá de datos, salva vidas

Volver
Autor: Gustavo Barcia CEO Needed 

 

En estos tiempos, la inteligencia artificial (IA) es uno de los temas que siguen y seguirán siendo tendencia en el mundo de la tecnología y los negocios; no es una moda, ni una casualidad; más bien diría que es una necesidad que surge como resultado de que vivimos en un universo cada vez más conectado e inteligente.

Quién iba a imaginar que hoy en día, “algunas máquinas piensan como seres humanos”; mediante un algoritmo son capaces de fabricar autos, componer una pieza de jazz, analizar datos en grandes cantidades (big data), identificar vehículos, peatones y placas de matrículas, reconocimiento de imagen, traducción y procesamiento de lenguaje natural, identificar patrones y tendencias y, por lo tanto, formular predicciones de forma automática, con rapidez y precisión,

Día a día somos testigos de cómo Amazon nos ofrece recomendaciones personalizadas basadas en modelos de carrito de compra y somos afortunados de que Waze nos brinde información optimizada de tráfico y navegación en tiempo real para que nuestros días en el tráfico de nuestras propias zonas geográficas sean más cómodos y que el explorar nuevas ciudades, pueblos y territorios sea una aventura con un destino más certero.

Más allá de ser una película de ciencia ficción o un acto de magia, es importante tener consciencia de que la IA se empezó a investigar a fondo en1956, cuando un grupo de científicos inició el proyecto de investigación “Inteligencia artificial” en Dartmouth College en los Estados Unidos; y desde 1842 Lovelace, la máquina analítica programable y en 1950: la prueba de Turing daban pasos significativos que hoy vivimos los individuos, segundo a segundo, en diversos rincones del mundo.

Quiero resaltar que veremos una transformación importante en el sector médico: los softwares de IA pueden ya identificar signos temprano de cáncer de mama con mucho tiempo de anticipación.

La profesora de MIT Regina Brazilay, recibió su diagnóstico de cáncer, decidió convertirlo en su proyecto científico y en su proyecto de vida; siendo ella una experta en inteligencia artificial utilizó una colección de 90,000 radiografías de seno para desarrollar un software capaz de predecir los riesgos en pacientes. “IA logró captar detalles clave que el ojo humano no podía ver” comenta.

La investigación de Barzilay’s work se encuentra en ninth installment of the Sleepwalkers podcast, el cual muestra la revolución de la tecnología en el sector salud.

Por otro lado, Sebastian Thrun, científico que inició los programas de coches autónomos de Google, ha trabajado en proyectos de investigación sobre cáncer de piel, actualmente es CEO de la compañía de autos voladores Kitti Hawk, asevera que gracias de la Inteligencia Artificial, diversos tipos de cáncer de piel podrían ser detectados, tratados y curados; reduciendo de manera importante la tasa de mortalidad.

Pero, como lo he escrito en otras ocasiones, estoy seguro que la tecnología no reemplazará la capacidad y creatividad humana; será un apoyo, un complemento y veremos como las nuevas generaciones desarrollan nuevas habilidades y como las escuelas y universidades seguirán ampliando sus programas de estudio.

Sin importar el giro, es fundamental que las empresas apoyen a través de capacitaciones a sus colaboradores para que puedan entender y atender de una manera más asertiva los retos que nos presenta hoy la tecnología; finalmente ante el cambio, la ventaja de los seres humanos siempre ha sido y será la capacidad de seguir aprendiendo y de adaptarse.

Déjanos tus comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *