La disrupción radical en la transformación digital es un MITO…

Volver
Autor: Gustavo Barcia CEO Needed 

Hablar de disrupción para muchos significa una ruptura brusca a un cambio cargado de un tono impulsivo, temperamental y determinante.

Si bien, es real que la transformación digital conlleva cambios, se trata más de una evolución; considero que las organizaciones que tendrán éxito en el retador ambiente laboral digital que estamos viviendo a nivel mundial, serán aquellas que estén abiertas a la innovación constante, sin olvidar que esto significa planear y ejecutar en fases lógicas y ordenadas.

El curso y ritmo tiene que ser personalizado con base en las características, objetivos, necesidades y cultura de cada negocio.

Todos los días, escuchamos sobre las virtudes de la innovación disruptiva; son pocas las personas que nos dicen que “el ser radical puede ocasionar problemas e incluso, la desaparición de productos o servicios del mercado”, según Clayton Christensen, catedrático en la escuela de negocios de Harvard.

Siempre que me refiero a transformación digital, hago hincapié en que debe destacar por la elección y el uso de las herramientas tecnológicas adecuadas con la meta de mejorar los productos y servicios que ofrece una compañía y, sobre todo, solucionar de manera efectiva las necesidades de sus consumidores.

“Digital es un habilitador para desarrollar aún más la propuesta de valor actual de la empresa hacia el consumidor”.

Sin importar su tamaño, todas las organizaciones se pueden ver beneficiadas del incremento en la digitalización ya que, de manera automática, aumenta la productividad, se ahorran costos, crece la flexibilidad y adaptación de nuevas herramientas de comunicación y trabajo. Una de las mayores ventajas es que las empresas pueden colaborar de manera más cercana, sin importar el espacio físico en donde se encuentren con sus equipos interno y externos.

Un gran reto que acarrea esta poderosa ola digital a nivel de Recursos Humanos, es definir los límites y las expectativas que se tienen de cada uno de los colaboradores aprovechando, pero jamás abusando de su conexión, prácticamente las 24 horas del día. Es clave lograr una adaptación positiva y sencilla de cómo y con quién interactuará cada integrante de la organización y elegir las herramientas digitales más oportunas que permitan dar seguimiento a proyectos y cumplimiento de objetivos independiente de donde se encuentren las personas.

Definitivamente, entender que la transformación digital no significa cambiar de manera radical el propósito de tu negocio, te ayudará enormemente a identificar cuáles son las herramientas, tendencias y soluciones en la que te debes enfocar y como alinear todos los esfuerzos, procesos y equipos en virtud del consumidor.

La realidad ante el mito, es que la tecnología representa un facilitador que necesita el factor humano para funcionar y, como todo ser vivo, tenemos que comenzar a dar pasos hacia el destino; estos pasos serán los que nos den enseñanza de que significa transformación digital en nuestras carreras profesionales o en nuestras organizaciones.

Déjanos tus comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *